Un masaje erótico puede brindar ese ambiente donde la sensualidad y expectativa sean parte de un momento disfrutable en pareja, te contamos algunos tips a poner en práctica.

Muchas personas desean aumentar el placer en pareja, y aunque los juguetes sexuales, posiciones o técnicas pueden estar a la orden del día, nada como generar un ambiente donde se disfruten las caricias y contacto corporal

¿Cómo dar un masaje erótico?

Un masaje erótico no necesariamente es uno japonés, un buen masaje representa ese recorrido y disfrute de la pareja, brinda estimulación en todos los sentidos y abre la idea de lo que puede ocurrir. Recordemos que llegar al coito o penetración de inmediato no tiene que ser la meta, sino crear un momento de compartir en pareja.

Placer en pareja

Algunos beneficios de un masaje en pareja son:

  • Aumenta el deseo sexual y la expectativa
  • Estimula las zonas erógenas antes del coito
  • Permite la creatividad en pareja
  • Mejora la irrigación sanguínea en el cuerpo
  • Relaja y contribuye al aumento de la temperatura corporal

Pero ¿qué puedo hacer para brindar un masaje sensual?

  1. Crea un ambiente que involucre todos los sentidos
  • Coloca sábanas o texturas suaves y agradables para la persona
  • Combina aromas utilizando aceites, velas o esencias de acuerdo a su gusto
  • Las velas pueden generar un ambiente visual muy íntimo
  • Reproduce música que relaje a tu pareja, cuida un volumen bajo
  • Calienta tus manos, no vayas sorprender con sensaciones intensas de un inicio
masaje erótico
  1. Dibujen su mapa erótico

Utiliza un pequeño pincel o brocha de maquillaje, puedes mojarla ligeramente en algún lubricante o estimulante de sabor y mientras tú lo sostienes que tu pareja señale aquellas áreas donde más disfruta el contacto o cuales son los límites que no desea tocar.

Así conocerás sus zonas erógenas, además de la estimulación que brindará el pincel o la brocha y la mirada de tu pareja.

  1. Prueba diferentes texturas y temperaturas

No uses solo las manos, prueba con diferentes objetos que pueden ser suaves como una pluma o la caricia sugestiva de alguna prenda íntima o lencería y cambia a algo más intenso como las uñas o un vibrador ligero.

Combina temperaturas, algunos aceites generan calor, pero también existen lubricantes o estimulantes con sensación fría y sabor. Sorprende también con ligeros besos o utiliza tu lengua para estimular las zonas que a tu pareja le parecen excitantes. También puedes pasar un hielo con tu boca por todo su cuerpo.

Si se encuentran más atrevidxs, utiliza nuestra cera de la vela para masaje, la cual puedes colocar en el cuerpo de tu pareja, se sentirá caliente pero no tanto para quemar su cuerpo.

  1. Combina diferentes técnicas

Casi siempre acariciamos de manera circular, pero pueden combinar roces suaves, fricciones, pequeños golpecitos que requieran mayor intensidad y presión.

Comienza de la cabeza y termina hacia los pies y pregunta si requiere más o menos en ciertas áreas. Si no quieres romper la escena, pregunta si le esta agradando o cómo más se lo imagina. El momento lo construyen entre ustedes.

masaje en pareja
  1. El placer no está donde piensas

No te concentres en sus genitales o la espalda, pasa los aromas por su nariz, bloquea la vista un momento mientras juegas con las texturas o temperaturas en su cuerpo.

Juega con sus manos, sus brazos, el cabello y piernas, puedes sobar también sus glúteos y combinar con ligeros besos o lamer las áreas que se marcaron con el estimulante de sabor.

Si ocupaste alguno con temperatura no olvides soplar en esas áreas para estremecer sus poros y piel.

Recuerda que ante un masaje, siempre es bueno que sea recíproco, pueden generar fantasías y cumplirlas durante el proceso. ¡Hablen, comuniquen lo que les encanta! Siempre es un buen día para el juego en pareja.