Mucho se ha hablado ya sobre tomar acciones para eliminar la violencia contra las mujeres, y particularmente esta es la fecha en la que más atención ponemos para reflexionar sobre cómo esto de la violencia y la falta de equidad, sigue vigente y necesita acabarse ya, para que deje de dañar las vidas y relaciones de tantas personas, tanto mujeres como hombres.

Por ello, en este día la Organización de las Naciones Unidas invita a todas las personas para mover las opiniones públicas, hacia emprender acciones que promuevan y fomenten la cultura de la no violencia contra las mujeres. Y una de esas acciones es justo esta que hacemos ahora: hablar del tema, dialogar, reflexionar, visibilizar los problemas; y más aún si lo hacemos sobre lo que nadie se atreve a poner sobre la mesa: la sexualidad.

La mejor forma de tomar acciones frente a la violencia sexual que muchas mujeres viven día a día, comienza, por un lado, con su propio empoderamiento y con la toma de consciencia de su poder para decidir sobre sus cuerpos, reclamar y ejercer su poder para decir “SÍ” o “NO” sobre lo que sucede en su ámbito sexual. Y, en la otra cara de la moneda, es importante hablar de la importancia de comprender cómo se vive el consentimiento o el consenso, es decir, cómo saber responder ante el “SÍ” o el “NO” sexual.

Básicamente, esto se trata de tener siempre presente que en todo acto sexual es súper importante, y de hecho, es fundamental, el que las personas involucradas en el acto sexual están plenamente convencidas de querer participar en ese encuentro o acto sexual. La ONU plantea algunas formas de analizar y entender esto del consentimiento o consenso relacionado con los actos sexuales:

1. El consentimiento tiene que ser claramente afirmativo: ¿La persona ha expresado con acciones o palabras claras que está de acuerdo en participar en un acto sexual?

2. El consentimiento debe ser otorgado libremente: ¿El consentimiento que dio la persona fue por su libre voluntad, o fue inducido por engaños, amenazas, violencia o alguna forma de coacción?

3. Capacidad de expresar el consentimiento: ¿La persona ha tenido la capacidad o la posibilidad de expresar su consentimiento?

Todas las personas tenemos el derecho a disfrutar de una sexualidad placentera, plena y libre de violencia, donde podamos disfrutar de nuestros cuerpos y sensaciones, compartiendo el mismo nivel de emoción y disfrute, y en donde no se juzgue a quien elija vivir su sexualidad libremente, ni se violente a quien elija poner algún límite y prefiera deir NO.

En este día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, aprendamos a vivir nuestra sexualidad sin miedo, sin tabú, sin juicios, pero sobre todo, sin violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *