EL PLACER EN MIS MANOS

Por: Xaira

@ecgonina

En muchas ocasiones le digo en broma a mis amigas que soy una Testigo de Jehová de la masturbación. En otras ocasiones, de verdad creo que lo soy, pero es que es un tema del cual me gusta hablar. Es algo que considero importante hablar.


Para mí, como mujer latina, la sexualidad y la masturbación son temas que han sido muy tabú, y que aún hablándolo a mis casi 30, me he topado con mujeres que nunca se han masturbado, que no lo consideran útil o que tienen curiosidad pero no saben cómo comenzar, y amigas, ahí es dónde muchas veces, (para aquellas que me permiten hablarlo y se sienten cómodas) entro yo.

EL PLACER EN MIS MANOS-CHERISH

Para mí, la masturbación es mucho más que solo sentir placer un ratito. Tiene un fondo mucho más espiritual. Para mí, es una manera de conocerme, de darme cariño, y de validarme como ser sexual. Es una de las tantas maneras en las que me comunico con mi cuerpo. Y es que, si lo analizamos, la masturbación es todo un proceso.

Es un proceso que comienza con el deseo de saber qué tanto puedes hacer por ti misma en el ámbito del placer. Pero también va de la mano de saberte capaz de darte placer, saberte capaz de sentir placer y saberte sexy. Uno de mis pensamientos favoritos es “uff, yo sí me doy“, y justo hace referencia al deseo que sé que puedo emanar para mí misma y como eso seguro se convertirá en una noche de mucho auto-amor.

EL PLACER EN MIS MANOS-CHERISH

Llegar a este punto no fue nada fácil, principalmente porque al ser un tema tabú a nivel social, existía un límite entre mis dudas y la experiencia. Afortunadamente, en el tema de la autoexploración no hay tal cosa como un error, más bien, se trata de aprender qué te gusta, qué no te gusta, qué se siente bien y qué te hace sentir incómoda. Y para esto tuve que aprender a escuchar a mi cuerpo. Y vaya que ha sido un viaje en el  cual sé que no voy ni a la mitad del camino y aún así, he aprendido muchísimo. También tuve que aprender a quererme. Tuve que aprender a verme al espejo y sentirme sexy, creerme sexy y después, hablarme internamente y validar esa sensualidad. Eso ha sido clave para mí.

EL PLACER EN MIS MANOS-CHERISH

La industria y la cultura se han encargado de objetificarnos y mostrarnos lo que debería ser ‘sexy’, y en una manera muy personal, masturbarse es una rebelión. Buscar nuestro placer, conocer nuestro cuerpo, amarlo como es y después llevar esa rebelión contigo a todas partes, es un poder que no te quitan, tú lo descubriste, tú lo practicaste, y es tuyo y de nadie más.

Artículos Relacionados