Martes en la noche

El mejor plan para consentirme…

Al fin en casa. El tráfico, fatal, la semana apenas comienza y el día ya casi termina… El cansancio es tal que solo piensas en lanzarte al vacío profundo y delicioso de tu cama.

Entras a la recámara, la observas, pareciera que ella te observa a ti y te llama a sentarte un momento a la orilla de la cama, al menos para quitarte cómodamente esos tacones divinos que te lucen exquisitos, pero que te impiden seguir un minuto más en pie.

Así lo haces, y después de una pausa para tomar algo de fuerza y aire, te levantas para hacer de una vez los siguientes pasos del ritual cotidiano de camino hacia tu comodidad, hacia sentirte en tu espacio. Durante ese proceso, empiezan las conversaciones contigo misma en tu mente, las preguntas y respuestas de lo que hiciste y lo que aún falta por hacer, y de pronto, mientras te tomas un momento para hacer conciencia de tu día, reconoces que “tú, muy bien” con tus pendientes y responsabilidades laborales, familiares, sociales y de la vida diaria, mas caes en la cuenta de que no te has dado ni un solo instante, que no has dejado un tiempo y un espacio solo para ti. Un espacio de amor propio, de desestrés, relajación, expansión… el regalo de momento íntimo de ti, para ti.

“Mmm”, piensas. Inhalas profundo. Exhalas.

“Un vino suena bien”…

Vas a la cocina, tomas una copa, viertes el delicioso y seductor vino en ella, y mientras llevas el frío cristal a tus labios, das un sorbo y paladeas su placentero y abrazador sabor, hay un calorcito pícaro que recorre todo tu cuerpo y te invita a algo más. Sonríes por dentro.

La casa está sola, y no hay espacio más tuyo que tu privacidad, y más aún, tu cuerpo. Tu maravilloso, perfecto y único cuerpo. Un cuerpo que siente, que vibra, que tiene la capacidad de conectar con estímulos y sensaciones de distintas formas de placer, y que tiene la cualidad y el derecho a disfrutar.

No olvidemos que, dentro de las muchas maneras de vivir y disfrutar de una sexualidad saludable a través de tu propio erotismo, la masturbación es una de las mejores vías para lograr ese disfrute, y de conseguir ese tan delicioso y deseado orgasmo.

En el cajón de siempre, en donde ya sabes bien que se encuentra, aguarda por ti en silencio y siempre dispuesto, tu Womanizer.

«De los juguetes sexuales más exitosos, particularmente en la categoría de los estimuladores de clítoris, se encuentra el Womanizer Premium, el cual nos permite conocer de manera muy fácil los infinitos beneficios del orgasmo.»

Regresando a nuestra historia…

Dejas aquella copa de vino a un lado, y te preparas para un viaje hacia el universo maravilloso de tu placer. Qué fortuna los juguetes sexuales, ¿cierto?

A mi me encanta poner música, preparar un poco el ambiente, pero muchas veces no es tan necesario. Hoy tal vez el cansancio te dice que avancemos hacia nuestro encuentro con nuestro orgasmo, “total, es un juguete muy discreto”, piensas.

Lo sacas de su bolsita, eliges el ritmo con el que quieres empezar… Es tu momento, es para ti, nadie te está viendo, nadie te está evaluando, no hay a quién complacer más que a tu cuerpo y a sus sentidos. Es tu placer, a tu ritmo, a tu manera.

Empiezas a jugar contigo, te relajas, te acaricias, recordando que realmente el más grande órgano sexual es la piel, que te permite empezar a subir el deseo de más sensaciones y más intensidad. Mientras esto sucede, tu Womanizer Premium está estimulando a como tú deseas, esa parte tan placentera que ya recordábamos, no está hecha para nada más que para sentir y disfrutar… tu clítoris.

Y entonces, sucede la magia de tu orgasmo. El orgasmo femenino. Sucede una vez. Y otra vez (así es, la magia del multiorgasmo).

Te quedas ahí expandida y difusa en tu placer.

De pronto, se oyen unas llaves. El ruido de la puerta al abrirse. Es tu pareja.

¿Acaso esta fiesta debe terminar? No lo creo.

Entra a la recámara. Te encuentra ahí rendida, pero no despierta. Sin dudarlo mucho, le lanzas esa mirada que invita a este juego que también incita a la complicidad.

Se acerca a ti, y luego de unos deliciosos besos con sonrisas y fragmentos de conversación entre ellos, una vez que las caricias comienzan a encender de nuevo el calor entre ustedes, tu pareja encuentra entre las sábanas tu secreto, y con la misma picardía que descubre en tus ojos, inicia de nuevo el juego… 

“¿Y si mañana compramos más juguetes sexuales?”, te pregunta…

No necesito adelantarte la respuesta que sin duda surgirá, luego de esta fiesta de sensaciones que jamás te imaginaste, un martes por la noche.

«De los juguetes sexuales más exitosos, particularmente en la categoría de los estimuladores de clítoris, se encuentra el Womanizer Premium»

Por Akiko Bonilla

@akikisb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *