Antes de hablar de lleno sobre cómo masturbarte sin juguetes, definamos las reglas del juego: número uno, que tu práctica sea sana, que no te haga sentir remordimiento o tristeza, sino puro placer. Dos, hazlo de forma segura, que no te lastime ni te ponga en riesgo. Y tres, que sea consensuado: hazlo porque quieres y, si involucras a otra persona, que sea porque él o ella lo desea también.

Los mejores trucos para masturbarte sin juguetes (Masturbación femenina II)

Ahora bien, maneras de masturbarse hay muchas, prácticamente son infinitas. Puedes hacerlo con tus manos o con una almohada. Puedes hacerlo acostada en tu cama, sentada en una silla, con los pies levantados en un sillón. o en el borde de un mueble.

¿Qué tal te suena hacerlo durante la ducha? Tal vez sumergida en la bañera, estando de pie recargada contra la pared o tumbada en el piso, usando una regadera de teléfono.

La herramienta principal para acceder a todas las posibilidades es tu imaginación, además de la disposición para llevar a cabo todas las fantasías que te vengan a la cabeza. Sería muy bueno si invitas a tu pareja a mastrubarte con sus manos, o a que te observe mientras lo haces tu misma.

Los mejores trucos para masturbarte sin juguetes (Masturbación femenina II)

¿Se te antoja usar las dos manos? ¡Adelante!

Empieza frotando tu clítoris con un solo dedo, luego con dos, después con cuatro… luego con toda la palma de tu mano.

Quizá te agrade juguetear con tus labios mayores y menores, ¡faltaba más! Si no lo has probado, intenta frotar tu ropa interior en la abertura vaginal y apachurra suavemente tus labios. Y después,  ¿por qué no?, meter dos o tres dedos en tu vagina para alcanzara tu punto G, el punto A y la vejiga… O simplemente para sentir que hay algo ahí dentro, ocupando y disfrutando ese espacio cálido, suave y con algunas rugosidades y protuberancias, que forma parte de ti.

Introduce uno de tus dedos en tu ano, acaricia tu cuello, aprieta los lóbulos de tus orejas y acaricia tu cabello de diferentes maneras. Hazte sentir que pesas mucho o que estás flotando, que eres agua o eres madera, dispuesta siempre a adquirir la forma que tus dedos quieran.

Prueba hacerlo en diferentes posiciones

Estar acostada boca abajo permitirá que el peso de tu propio cuerpo haga las caricias más intensas. Quizá te gustaría ponerte de lado, elevar una pierna y tallar toda tu vulva con la mano completa. ¡La postura de «perrito» te puede brindar sensaciones deliciosas!

Experimenta cerrando los ojos o también puedes observarte desnuda frente a un espejo de cuerpo completo, mientras aprietas tus pezones, tocas tus muslos, metes tus dedos en tu boca o simplemente acaricias tus labios. También puedes usar un espejo pequeño para enfocarte solo en la zona genital.

Los mejores trucos para masturbarte sin juguetes (Masturbación femenina II)

No te olvides del ambiente

Puedes usar algunos elementos interesantes para crear el ambiente perfecto, como las velas y aceites aromáticos. Sea de día o de noche, controla la intensidad de la luz para que te sientas cómoda. Busca telas, mascadas, fibras, estropajos, zacates, listones, algodón comprimido, seda, satín, terciopelo, y estimula toda tu epidermis con ello.

Las películas para adultos también son una gran opción. Si no te gustan las comunes, busca la pornografía hecha por mujeres. Te vas a llevar una sorpresa, pues ellas están filmando clips y películas muy excitantes, fuera de lo común y poniendo el feminismo por delante, sin tener que caer en la típica penetración heterosexual.

No hay que olvidar que las fantasías y la imaginación son el fuego de todo encuentro erótico. Imagínate que estás con tal o cual persona, tumbada sobre la arena de una playa o que estás en medio de un grupo de personas que te observan. Tal vez que eres la sumisa de un amo exigente, que eres una actriz XXX o una tímida estudiante que comienza a acercarse al deseo.

Los mejores trucos para masturbarte sin juguetes (Masturbación femenina II)

Siempre que puedas pon música. Encuentra las canciones que te prenden más y arma una playlist.

Como te decía, las posibilidades son infinitas.

¿Estás lista para comenzar a explorarlas?

Conoce aquí los mitos y verdades sobre los vibradores

 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *