Músculos pélvicos:

Grandes aliados para el placer

Músculos pélvicos: grandes aliados para el placer

Cuando una persona desea tener un cuerpo fuerte y en el que se noten los músculos de los brazos o las piernas, va al gimnasio y trabaja con peso esas zonas en donde quiere tener más volumen, aunque la estética no es todo: uno de los objetivos más importantes es preservar una buena salud pues el ejercicio debe de ir acompañado de una alimentación correcta, trabajar la flexibilidad y hacer consciencia de la importancia de cuidarse.     

Lo mismo sucede con los músculos involucrados en la erótica: es necesario considerar que promover el buen estado de los músculos de la pelvis asegurará un mayor disfrute, la posibilidad de hacer más cosas en la cama y, para las mujeres, una gran opción para mantener fuerte esa zona, lo cual puede ayudar durante el parto vaginal y para evitar esos goteos sorpresivos de orina que se dan con frecuencia después de la maternidad o con el paso del tiempo.

La parte inferior de la pelvis tiene una serie de músculos que conforman el piso pélvico. Son como un sostén que se conecta a la parte delantera, posterior y los laterales del hueso pélvico, por ello, sostienen la vejiga, el recto y los genitales internos. Lo ideal es ejercitarlos a lo largo de nuestra vida. No se necesita de mucho para hacerlo, aunque contamos con la valiosa ayuda de algunos objetos que han sido diseñados específicamente para ayudarnos en esta misión, que mucho encierra de placer.

Músculos pélvicos: grandes aliados para el placer

Sin juguetes:

La forma más popular para ejercitar los también llamados músculos pubococcígeos, es haciendo los ejercicios de Kegel, los cuales consisten en apretar y soltar esa parte del cuerpo.

Hay dos maneras sencillas de lograrlo, en el caso de las mujeres: una es estando acostada, para tener un poco de sostén horizontal, y otra es realizándolos cuando se está orinando. En el primer caso, es necesario localizar primero los músculos, lo cual se logra apretando la parte inferior del cuerpo, como si se quisiera aguantar la orina. Se siente como un tirón en las nalgas que sube hasta el vientre y parece que “jala” hacia arriba la parte del perineo. En el segundo caso se hace más obvio si segundos después de soltar el chorro de orina lo detenemos a voluntad para soltarlo de nuevo unos segundos después.   

El siguiente paso es mantener esa compresión pélvica unos cinco segundos para después “soltarlos”, descansar cinco segundos y volver a “apretar”. Se tienen que hacer entre 10 y 20 repeticiones unas tres veces al día para poder sentir cambios, los cuales se sienten tras unas seis u ocho semanas. 

¿Cómo notarán que se están ejercitando correctamente? Cuando ya tengan dominado el ejercicio, prueben haciendo lo mismo durante la penetración. Seguro sentirán como si abrazaran al pene, y sus compañeros percibirán esa presión porque les va a generar grandes sensaciones. Es lo que coloquialmente se llama “tener perrito”.

En el caso de las parejas de dos mujeres o durante la masturbación, el beneficio lo notarán también al emplear juguetes sexuales, pues haciendo estos movimientos estimularán los puntos de placer internos, generando nuevos e intensos tipos de orgasmos.

Con juguetes:

Existen varios modelos de sex toys que se pueden usar para lograr este objetivo. Aquí hablaremos de dos de ellos.

Satisfyer balls: Estas bolas con peso se introducen en la vagina para realizar diversos ejercicios que estimulen los músculos pélvicos. Cada paquete incluye tres diferentes productos con diferente peso: 60, 75.6 y 91.6 gramos. La idea es empezar con el más liviano, continuar con el de enmedio y, cuando se llegue al último, tener dominados los movimientos.

En mi caso, no sentí una gran estimulación erótica al usarlos, quizá porque desde hace años entreno mi suelo pélvico (lo cual agradecí durante mi parto vaginal), pero puedo suponer que algunas mujeres que no lo hayan hecho nunca encontrarán excitación y gozo al llevarlo a cabo. El mismo peso genera una vibración, que es placentera. Lo mejor de todo es saber que ese detalle aumentará nuestra percepción del placer durante las faenas eróticas.   

Bloom Kegel Balls: La marca We-Vibe presenta estas bases vibratorias con tres pesos diferentes para trabajarlos de manera progresiva y así ir tonificando casi sin sentirlo. Lo mejor de este producto es que tiene una vibración generada tras cargarse vía USB que sí produce sensaciones muy placenteras, logrando llevar al orgasmo a sus usuarias.  Y cuenta con la App de We-Connect que hace el control de las vibraciones mucho más facil y placentera.

Entonces, con este producto se logran dos metas: trabajar los músculos del amor y, a la vez, estimular los Puntos A, P, U, K y G en el interior de la vagina. Sabiendo acomodarlos, se puede llegar a ellos y el conocimiento será mayor, pues durante el coito será de gran ayuda saber dónde y con qué intensidad estimular. Todo un win-win para la mujer que se preocupa por su salud sexual y su derecho al placer.

«Promover el buen estado de los músculos de la pelvis te asegurará mejores orgasmos»

Por Verónica Bustamante

@draverotika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *