Por qué los juguetes sexuales no sustituyen a la pareja, y viceversa

Los juguetes pueden ser excelentes aliados tuyos a la hora de disfrutar con la pareja. Piénsenlo.

A menudo me ha tocado escuchar comentarios y opiniones (perdón, pero con mayor frecuencia de chicos, más que de chicas) de cierto rechazo o hasta “mala vibra” con relación a los juguetes sexuales (y ellos que vibran tan bonito, oigan), y esto un poco por desconocimiento del tema (porque cuando le agarran la onda, ¡les encantan y se vuelven muy buenos aliados de la relación!), y otro poco por la creencia de que su uso puede llegar a sustituir lo que en el terreno de la sexualidad en pareja sucede.

Mi gente, esto no es así. Chavos: ¡venga!, sin miedo al éxito.

Los juguetes pueden ser excelentes aliados tuyos a la hora de disfrutar con la pareja. Piénsenlo.

Si estamos en una relación saludable, madura, honesta y sólida, basada en la confianza y en una buena comunicación, no tendría por qué haber problema alguno con hablar acerca de la vida sexual que están construyendo en pareja, ¿cierto? Y justo por ello, el poder regalarse la posibilidad de, literal, jugar con juguetes (sexuales) tal cual, y construirse y abrirse a otras experiencias en lo sexualmente compartido, suena bien, ¿no les parece? Y eso justo, hace que la relación en vez de verse amenazada, se vea fortalecida en esa rica “complicidad” erótica. A mí me suena a “éxito”.

Una herramienta jamás va a sustituir a una persona.

Porque los juguetes sexuales, justo son eso, herramientas para explorar, descubrir, compartir y rescatar lo placentero, lúdico y divertido del erotismo (individual y compartido), y nada más. Que no cunda el pánico.

Además, no olvidemos que una relación (incluso sexual) con otra persona, no se sostiene únicamente del goce sensorial que suceda en el vínculo (emocional y físico), hay muchos otros “ingredientes” que permite la sana permanencia de esa relación.

Así que, por más rico que tu pareja pueda llegar a sentir al usar un juguete erótico (como todos los que puedes conocer en nuestra tienda online, aquí: www.cherish.mx) , no te preocupes, nunca será exactamente lo mismo que pueda llegar a experimentar contigo en lo emocional, energético, erótico (placentero) y para muchos, hasta “romántico”, de lo que construyen juntos, con y sin juguetes sexuales.

En tiempos de aprender a compartir, ¿por qué no un regalo para dos?

Si lo pensamos bien, permitirse toda la experiencia de regalarse un juguete sexual, está súper. Qué divertido conocerlos, investigar de ellos un poco, preguntarse qué le late más a cada quién, hasta pedir su “muestra gratis” (con las reuniones cherish que puedes solicitarnos), y elegir con qué van a jugar la próxima vez que se vayan a “echar pasiones”, suena muy bien. E insisto, así es algo que se pueden regalar ambos, y que finalmente, también podrán disfrutar juntos.

No olvidemos nunca que el universo del placer y del disfrute de nuestros sentidos es amplísimo, y que no se trata de qué es mejor que quién, sino de aprender a apreciar nuestros encuentros sexuales por su calidad de únicos e irrepetibles que pueden llegar a ser, por la característica de que nos conecta con nosotros/as mismos/as y con la otra persona también. Y que siempre que todo suceda en consenso, lo límites de la curiosidad y la creatividad erótica puede ser igual de infinita.

Te invitamos a romper los tabúes y prejuicios que desde hace mucho nos han impedido a las personas vivir y disfrutar de una sexualidad saludable y plena, en modo “solo” o en equipo, y a darse la oportunidad de disfrutar de las muchas bondades que estos “amigables” artefactos pueden ofrecer. Solicita una charla sobre este u otros temas en tu reunión cherish, y lo seguimos platicando.

Si lo pensamos bien, permitirse toda la experiencia de regalarse un juguete sexual, está súper.

Por Akiko Bonilla

@Akikisb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *