LIBERTAD SEXUAL, EXPLORACIÓN FEMENINA Y AMOR PROPIO

¿Cómo fue mi acercamiento a la sexualidad de joven?

Antes que nada tengo que aclarar que crecí en un ambiente fuera de lo normal. Un ambiente en el cual la sexualidad es sinónimo de salud y amor, un ambiente que me permitió hablar de sexo, hacer preguntas y vivirlo libremente. Nunca me dijeron no tengas sexo, no veas a tu novio y no te explores. Al contrario, me decían que era algo saludable y cuando tuve mi primera vez fui directo a contarle a mi mamá. Sin embargo, aunque tuve estas libertades me encontré más de una vez con parejas que no compartían mi misma visión o amigas que no sabían lo que era un orgasmo o no lo habían sentido.

Conoce nuestros succionadores clitorales

¿Por qué me importa hablar de sexualidad?

Ahí nació mi necesidad de hablar al respecto, siempre lo he hablado mucho y he sido muy libre. Pero ya más grande (hasta mis 27 años) decidí hablarlo ampliamente en mis redes sociales, porque siento que el placer femenino ha sido muy reprimido y dejado de lado. SIGUE SIENDO UN TABÚ cuando debería ser un tema de SALUD. Por eso me junté con Cherish para que el mensaje llegue a más personas y se escuche muy alto. Hoy les quiero hablar de lo que para mí es exploración sexual femenina y sus implicaciones en mi salud.

Una conversación sobre libertad sexual, exploración femenina y amor propio

¿Mi ciclo menstrual tiene que ver con mi sexualidad?

A pesar de crecer con esta libertad sexual tengo que admitir que odiaba una parte fundamental de ser mujer: mi ciclo menstrual. No me gustaba, me hacía sentir mal y como me bajó muy chica (10 años) nunca me gustó porque era a la única de la escuela que le pasaba, me daba pena y bueno la odiaba. Pero un día en una clase de Health Coaching me hablaron de la importancia de seguir tu ciclo menstrual y cómo puede ser una herramienta de poder. Y yo me quedé con cara de “ajá sí cómo no gracias bye”. Seguro se estarán preguntando qué tiene que ver esto con la libertad sexual. Y bueno, es que menstruar también es parte de ser mujer y de nuestra sexualidad (y sí es una herramienta muy poderosa, pero de eso quizá hablemos luego). Por ejemplo, se puede llegar más rápido al orgasmo cuando estás en tus días y tener sexo o masturbarte en estos días puede ayudar al dolor de los cólicos y a la depresión por las hormonas.

Conoce nuestro vibradores

¿Cuáles fueron las primeras herramientas que encontré?

Pero bueno, intentando entender mi ciclo me encontré el libro de Lisa Lister  Love Your Lady Landscape ahí encontré el término YONI que en sánscrito significa útero/vientre sagrado o también pasaje divino. Lisa empezó a usar este término porque no hay otro que abarcara ( a su parecer) la totalidad del aparato reproductor femenino y sobre todo que lo marcara como un espacio sagrado. Porque el decirle vagina o aparto reproductor es demasiado técnico y referirlo como nuestro YONI nos ayuda a relacionarnos de manera amorosa desde el lenguaje con nuestro poder femenino, porque yoni significa pasaje divino. Y no importa si crees o no en algún dios o en lo sagrado, pero cambiar el lenguaje puede ayudar mucho a relacionarte de manera diferente con tu cuerpo. En lugar de ser un aparato para tu sobrevivencia se convierte en un “templo” o un aparato con sabiduría interna que en lugar de solo usarlo al escucharlo te dará conocimiento, poder y libertad.

Una conversación sobre libertad sexual, exploración femenina y amor propio

¿Entonces, cuál fue mi primer paso para mi propia liberación y empoderamiento sexual?

En ese momento mi percepción sobre mi vagina cambió, no sólo era un aparato destinado a satisfacer mi placer sexual y el de otros sino que se convirtió en una parte fundamental de mi ser y mi poder como mujer. Encontré ejercicios como el de hacer tu mapa de yoni: que es sentarte en una hoja, hacer 4 puntos y escribir dentro cómo te sientes con relación a tu yoni (ya no solo vagina sino algo sagrado). Y creo que éste es el primer paso hacia la liberación sexual, no es irte a masturbar cuantas veces quieras o acostarte con miles de personas. Al contrario, es conocerte a ti misma, es preguntarte cómo te sientes con relación a tu sexualidad y cómo quieres vivirla. Responder estas preguntas y tomar decisiones para ti te darán muchísimo poder y libertad. Y bueno, por lo menos a mí me han llevado a un camino delicioso de conocimiento y placer. Espero a ti también.

Gracias por leerme,

Fiona

LISTER Lisa, Love Your Lady Landscape, Hay House UK, 2016.