Una plática con los fundadores de CHERISH

Johanna Kassing y Ricardo Rehfeld

¿Qué los trajo a México?

R. Hace 8 años hice mi servicio social en una casa hogar en Puebla, en el cual viví un año con niños de la calle. Todavía no hablaba español y fue en ese ambiente que conocí la cultura mexicana. Conviviendo con los niños me enamoré del país y me di cuenta que quería seguir en contacto y estudiar o trabajar en México. Entonces, tiempo después durante mi carrera hice un intercambio en México y Costa Rica. Saliendo de la carrera tomé la decisión de emprender entre México y Alemania.

J. Durante mis estudios conocí a varias personas de Latinoamérica y me gustó mucho su mentalidad y cultura. Por eso me nació la curiosidad de conocer Latinoamérica. Hice un voluntariado en Ecuador y luego viajé a Colombia. Quise hacer un intercambio en México y un amigo mexicano me recomendó ir a Guadalajara. Durante mi intercambio me enamoré de México, la cultura y la gente. Guadalajara es un buen lugar para conocer México porque tiene mucho de la tradición como el mariachi y el tequila. Después de terminar mi carrera de mercadotecnia y economía estaba buscando un proyecto. Ahí conocí a Ricardo y decidí unirme al proyecto de CHERISH y mudarme a la Ciudad de México.

R. Nos conocimos por un contacto en común de la universidad y afortunadamente tomamos la decisión de fundar CHERISH en conjunto.

¿Qué los inspiró a quedarse?

J. Para mí fue que en México nunca te aburres, los mexicanos son súper abiertos y divertidos. Todos los extranjeros que conozco dicen que los mexicanos intentan integrarte y si llegas como extranjero y no sabes cómo moverte o a dónde ir siempre te apoyan y te invitan a convivir con ellos. Eso es algo que no se da tanto en la cultura alemana. En este aspecto, los Alemanes podemos aprender mucho de los Mexicanos. Desde el lado de negocios, México es un país muy interesante porque especialmente en la CDMX hay mucho movimiento y puedes sentir la transición de una economía en desarrollo a un país ya desarrollado. Así que hay mucho espacio para crear y desarrollar proyectos.

R. Concuerdo con lo que dijo Johanna. Para mí, lo bonito de mi experiencia en México han sido aspectos muy distintos. Por ejemplo, vivir con los niños de la casa hogar es un México muy diferente, pero me encantó. Conoces a algunos de sus familiares, te invitan a sus casas y te ofrecen todo lo que pueden. Después tuve el intercambio que era un ambiente de trabajo y ahora emprendiendo. Entonces, cada etapa me ha gustado mucho y he conocido a gente muy diferente. Lo que dice Johanna es verdad, en México son super lindos, abiertos y te invitan a sus planes. La verdad para mí sigue siendo como una aventura emprender en México, pero hasta el momento me encanta.

R. Desde el punto de vista de oportunidades de negocio México es un mercado muy interesante, porque hay muchos nichos todavía. En Europa nosotros ya vivimos la transformación del mercado hacia el “Sexual Wellness”. Lo difícil no es tener la idea, pero salir de tu zona de confort y tomar el riesgo y hacerlo.

¿Cómo es trabajar en conjunto?

R. Para empezar un emprendimiento con una persona tienes que entender que te vas a “casar” con ella o él por varios años. Entonces, te tienes que llevar muy bien. Por otro lado, emprender es como una montaña rusa de emociones, a veces piensas que eres el emprendedor del año y al otro día tienes miedo de quebrar. Y si no tienes a una socia/socio que te ayude en esos momentos y con quien te lleves bien va a ser mucho más difícil. Creo que ayuda mucho que Johanna y yo nos llevemos tan bien, porque pasamos por muchos momentos difíciles y hay que apoyarse mutuamente.

¿Cómo es trabajar con alguien de otro género entorno a la sexualidad?

J. Todo lo vemos de manera muy profesional, pero al mismo tiempo tenemos que hablar a detalle y sobre cosas muy íntimas. Ha sido muy chistoso tenernos tanta confianza para hablar de cosas tan personales como por ejemplo estimulación de clítoris, pero también hemos aprendido muchísimo. Y al principio era extraño pero ahora es como: “¿Oye, piensas que ese juguete es bueno?” Y sucede en pláticas de todos los días y normales.

R. Nos tenemos mucha confianza y con ese tema tenemos que hablarlo todos los días entonces te vas acostumbrando. Por lo tanto, lo vemos desde un lado profesional pero tu socio se vuelve tu amigo también, porque pasas tanto tiempo juntos que si no es así es más complicado..

J. Cuando trabajas tan de cerca y de manera tan intensiva con alguien como socio, tienes que que conocerlo muy bien y apoyarse siempre.

R. Mucha gente piensa que somos pareja porque trabajamos con algo muy íntimo y se tiene que tener mucha confianza entre sí. Pero no es así, nos tenemos la confianza y al final lo vemos desde un lado profesional.

¿Por qué es importante la liberación sexual?

J. Yo tuve una educación sexual muy liberal. Nunca tuve mucha pena al respecto pero siendo adolescente vi que muchos de mis amigos y amigas eran muy inseguros con sus cuerpos, su apariencia física y expresarse. Ahí me di cuenta que sí había un problema en la sociedad y quería liberar ese pensamiento. Pienso que la sexualidad es una parte fundamental de la seguridad y el equilibrio de las personas. Y si tienes esa parte bloqueada va a afectar a los demás aspectos de tu vida. Así que de una manera divertida quiero cambiar esos estigmas relacionados con la sexualidad.

R. Johanna lo responde muy bien. Agregando, en Alemania afortunadamente viví una educación muy liberal y sin desigualdad de género. También como hombre es más difícil notarlo, pero llegando a Latinoamérica noté mucho más la desigualdad. CHERISH nos permite ser parte del movimiento hacia la igualdad de género y apoyar a una liberación de la sexualidad. En poco tiempo hemos recibido muchísimos comentarios de nuestra comunidad sobre cómo los ha ayudado mucho. No es solo la venta de un juguete que te da placer. Es más que eso, es que puedes encontrar cosas sobre ti mismo, explorarte y compartirlo con tu pareja o explorarse juntos. Además, de ahí fluye a los demás aspectos de tu vida.

¿Cómo es emprender en México?

R. En México te reciben súper bien (no sólo en el ámbito personal) – es algo increíble. Las personas te quieren ayudar y te presentan a sus contactos o te dan tips para poder hacer tu emprendimiento, muchas veces sin pedir nada a cambio. Todos te abren la puerta, te apoyan y están cerca de ti. México en ese aspecto es único.

J. En Alemania todo es muy estructurado y para todo necesitas un contrato. En México siempre encuentran la manera de hacer las cosas y salir adelante aún si a veces se tienen pocos recursos. Siento que los mexicanos son muy espontáneos y flexibles. Eso te facilita mucho el proceso de iniciar un emprendiemiento.

¿Qué les ha gustado más del proceso de CHERISH?

J. Cuando estás emprendiendo por primera vez cada día haces algo que no sabes hacer. Al principio piensas que no lo sabes hacer, después de alguna forma lo logras. Eso es un proceso constante de salir de tu zona de confort y así creces mucho durante muy poco tiempo. Siento que es un proceso muy chido – estás trabajando fuera de estructuras, reglas y eres tu propio jefe. Así, tienes muchas responsabilidades y aprendes sobre las estrategias que tú planteaste (si tú inventas alguna estrategia, tú eres la persona que la tiene que ejecutar después). Luego eso ayuda porque sabes qué significa tener que implementar algo y me imagino que en cuanto crezca CHERISH, ya sabremos cómo es ser la persona que tiene que, por ejemplo, hacer los paquetes y envíos.

R. Me encanta ver cómo hemos llegado con una visión a México, hace un año no existía nada y ahora hemos llegado a mucha gente e impactado de manera positiva. Pudimos convencer a muchos a ser parte de CHERISH aunque tenemos muy pocos recursos. Y la mayoría de los que trabajan con nosotros creen en la idea, el proyecto y lo que hacemos. Me encanta que estamos tan convencidos del proyecto que podemos convencer a los demás a ser parte de CHERISH y de este movimiento.

¿Qué les gustaría compartir/ Qué mensaje darían?

R. Atrévete a perseguir tus ideas y sueños, porque teniendo nuestra edad es muy poco lo que puedes perder. Es probable que falles al inicio en muchas cosas, pero con resistencia y paciencia vas a llegar poco a poco a tu meta.

J. Estudié administración que es una carrera en la cual la mayoría de las personas ya tiene un camino trasado, no les importa específicamente que harán, solo quieren un puesto alto en alguna empresa. A mi siempre me importaba hacer algo que me guste y poder contribuir de alguna manera. Muchos me dijeron que al final también iba a acabar en un trabajo común y que así es la vida, pero yo no quise aceptar eso. Al final fundamos CHERISH y me encanta lo que hago, y siento que así contribuimos al movimiento hacia la libre sexualidad de todos. Entonces mi mensaje es que, aunque mucha gente te va a decir de no arriesgarte y elegir el camino “seguro”, no lo hagas. Tú misma eres la única persona que sabe lo que te va a hacer feliz, no te dejes desviar de tu camino por la opinión de los demás.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *