Durante gran parte de la historia humana una de las situaciones constantes ha sido el control sobre las mujeres, de su cuerpo y principalmente el control de su sexualidad.

Parece que nuestra capacidad de sentir placer es algo que asusta y por lo tanto es necesario tener bajo control. Por eso siempre se nos ha dicho que la masturbación es algo sucio, que el inicio de nuestra vida sexual debe ser penetrativa y acompañada de un hombre por lo tanto nuestros orgasmos siempre deben ser gracias a un pene.

Todos estos mitos tienen el objetivo de controlar psicológicamente nuestro placer. Pero en ciertas culturas del continente africano, la manipulación se hace directa y explícitamente en el cuerpo de la mujer. Esto se conoce como Mutilacion Genital Femenina (MGF).

La MGF o ablación consiste en una serie de intervenciones para la eliminación total o parcial de los órganos genitales externos; desde cortar el clítoris o hasta coser la entrada de la vagina. La mayoría de estos procedimientos se hacen en niñas y adolescentes.

Según la OMS los motivos son diferentes según el lugar, la cultura y la época pero en la mayoría de los casos siempre están presentes los siguientes:

  1. Asegurar que las mujeres lleguen “vírgenes” al matrimonio.
  2. Mantener la pureza del cuerpo. Para algunas culturas, los genitales femeninos son sucios y cortarlos o eliminarlos, purifica el cuerpo de las niñas.
  3. Prepararlas para el matrimonio.
¿Qué es la mutilación genital femenina?-CHERISH

¿De qué manera estas intervenciones controlan a las mujeres?

Con estas mutilaciones se espera que las mujeres le tengan miedo a la sexualidad. El procedimiento provoca infecciones constantes, menstruaciones dolorosas, hemorragias. Con estas consecuencias
se espera que el libido de las mujeres disminuya, asegurando que no tendrán relaciones sexuales antes del matrimonio y asegurar la fidelidad posterior.

Afortunadamente cada vez más mujeres jóvenes se están uniendo junto con asociaciones civiles para erradicar estas prácticas. En la actualidad las mujeres de 15 a 19 años tienen menos probabilidad de haberla sufrido que las de mayor edad y cada vez más jóvenes creen que es una actividad que debe ser erradicada.

No importa de qué cultura seas, la mayoría de las mujeres hemos tenido que pasar por un proceso de lucha constante para entender que nuestro cuerpo y nuestro placer son nuestros y solo nosotras podemos decidir cómo cuándo y con quien compartir este placer.

Cuando una mujer disfruta de su cuerpo sin culpa, sin miedo y bien informada, está cometiendo un acto revolucionario, un acto de liberación y de amor propio.

En el Día Mundial de Cero Tolerancia con la Mutilación Genital Femenina. Es necesario detener los actos violentos que atentan contra los derechos de niñas, adolescentes y mujeres y perpetuan el abuso, la desigualdad y castigo a la sexualidad